El Parque Güell, territorio sin ley