Risas en el parlamento danés por cuatro elefantes y un camello