Andaluces confían en un gobierno de permanencia tras 28A