La familia real cumple con la tradición en Palma