La corrupción del PP complica los pactos