Solo el 30% de las asesinadas había denunciado a su pareja