Sánchez dice lamentar las muertes tras el "ataque violento" a la valla de Melilla pero pide empatía con policías españoles y marroquíes

Pedro Sánchez sigue haciendo equilibrios para no dañar la recientemente renovada relación con Marruecos. El presidente del Gobierno asegura que "es evidente" que lamenta las muertes, tras la intervención de la Gendarmería del país magrebí, de decenas de personas que intentaron saltar la valla de Melilla el pasado viernes, pero también sostiene que esa tentativa fue un "ataque violento" y ha pedido "empatía" con todos, es decir, también con los policías españoles y marroquíes.