Vuelven los fantasmas del confinamiento tras los rebrotes de Galicia y Cataluña