Los brotes de Andalucía y Aragón crecen y Murcia planea confinar municipios