La acusada de matar a su bebé de 9 puñaladas alega que una "sombra negra" le habló y sufrió un brote psicótico