Los restauradores de Barcelona se amotinan contra las tasas de terrazas