Roberto Chinchilla, un 'campeón' que visibiliza la inclusión laboral: "Temo el momento en el que mi madre no esté"

Cuando rodó Campeones, Roberto Chinchilla no se imaginaba lo mucho que cambiaría su vida, que en apenas año y medio poco o nada tiene que ver con la que era antes de estrenarse la película en el cine.
​La cinta de Javier Fesserconmovió los corazones de mucha gente y, para sus protagonistas, personas anónimas, supuso dejar atrás miedos heredados por un cruel pasado para mirar con optimismo un futuro que, hasta entonces, para la mayoría de ellos era bastante oscuro. Ahora Roberto quiere, de alguna forma, devolverle a la vida ese favor que un día le hizo y busca hacer lo propio con personas que, como él, tienen discapacidad intelectual. En su caso, síndrome de Bourneville.
​Para ello, se ha sumado a la platilla de la Fundación Juan XXIII Roncalli como embajador e imagen de la organización. "Me han dado un papel importante. Lo que hago es dar charlas a las empresas para concienciar de que hay que contratar a personas con distintas discapacidades", cuenta a 20minutos el madrileño, que tiene como objetivo que, "de una vez por todas, se quite esa barrera de inclusión y se haga efectiva y real".