La industria de la moda se rebela contra la aerolínea easyJet