La reprobación de Ortega-Smith divide al gobierno municipal de Madrid