La juventud española cada vez menos "fiestera" y más tecnológica