Depurar las toallitas cuesta 5 euros por habitante y año