La acusación prueba que el arma del crimen de Diana fue la brida hallada en su pelo