El desbordamiento de algunos ríos asturianos obliga a cortar varias carreteras secundarias