El Parlament desoye al Constitucional y aprueba ejercer la autodeterminación