El militar que apuñaló a su novia en Zaragoza había amenazado con suicidarse si lo abandonaba