Los Mossos d'Esquadra afrontan la mayor auditoría interna de su historia por la actuación en los disturbios