Hatsune Miku: la cantante virtual que agota entradas