La mujer que mató a su hijo de cinco años en un hostal de Madrid había perdido su custodia hace dos semanas