La pandemia golpea duramente a las residencias de ancianos