Microplásticos en el agua, ¿inofensivos?