Pánico tras una avería en unas sillas voladoras