El Estado Islámico reivindica la autoría de los atentados