Seis y media de la tarde. Se ve una enorme columna de humo saliendo del centro de París. Nadie da crédito a lo que ven sus ojos. Pero es cierto. Notre Dame, la catedral de la ciudad, uno de sus símbolos desde hace siete siglos, emblema del Gótico, el monumento más visitado del mundo, arde por los cuatro costados.