Cruce de acusaciones entre los rebeldes y el gobierno sirio