¿Puede una moneda falsa acabar con la pobreza?