Fukushima, cinco años después: 174.000 desplazados