Una pareja japonesa, record Guinness con 80 años casados