El asesinato de la pareja de lesbianas, Tania y Nohemí, muestra la cara más atroz de Ciudad Juárez