Un coche con un mensaje contra la globalización se empotra en la oficina de la canciller Merkel en Berlín