La toma de rehenes en un banco francés acaba con el arresto del secuestrador