La Policía holandesa descubre una sala de tortura dentro de un contenedor

Macabro hallazgo el de la Policía holandesa. Los agentes encontraron en un almacén siete contenedores de carga completamente insonorizados. Uno de ellos contaba con todo lo necesario para poder torturar a alguien: silla de dentista, esposas, alicates, tijeras de podar, pinzas, sierras o material de cirujano. Los otros seis servían de celda para las víctimas, a las que tenían maniatadas.