Las protestas tras la muerte de Floyd se extienden más allá de EE UU: altercados en París y Girona, marcha en Zaragoza...