Nueva York convierte una catedral en hospital para infectados por coronavirus