Un empleado de una casa de empeños de Utah salva a un bebé de caerse del mostrador