Mi prueba del cambio climático: La ciudad bajo polvo y humo