No es ciencia ficción, es el parlamento japonés