Una paloma, la clienta más fiel de un bar de Pontevedra