Un perro espera cuatro años a su dueño en una cuneta