El sencillo truco de un padre para sellar un paquete de galletas demuestra que lo hemos hecho mal toda la vida