Se creía un as del parkour y la realidad le golpeó donde más duele