Nada se interpone en el camino de un perro sediento