Un adolescente ciego canta en el karaoke de un supermercado un tema de Sam Smith y deja impresionado al artista