Creían que se habían librado de la tormenta y lo peor estaba por llegar