El impasible cliente de un kebab que ni se inmuta en una pelea y arrasa en la red