Un error de cálculo de un remolcador acaba en desastre